La predicación del Evangelio conlleva una generosidad nueva. 

 

Jesucristo no nos salvó con bellas palabras sino por la generosidad de su pasión, por la generosidad del amor auténtico. Vivir y anunciar la generosidad nueva del Dios-con-nosotros es la pasión de nuestra Familia de Predicadores. Aunque sólo hayamos aportado “800 reales” en 800 años… ¡quienes nos han precedido en esta generosidad y pasión por predicar son un signo luminoso de esperanza para nuestro futuro! 

 

Fray Javier Carballo OP

(Presidente de la Familia Dominicana en España)

Este es un espacio que nos invita a amar a Dios y al prójimo, porque este es el mandamiento principal que nos ha sido dado.

 

Las monjas Dominicas son parte esencial de la Orden de Predicadores y ayuda eficaz para la vida espiritual y el ministerio de la Iglesia.

 

Nuestra misión consiste en buscar a Jesucristo en el silencio, pensar en Él e invocarlo, de tal manera que la palabra que sale de la boca de Dios no vuelva a Él vacía, sino que prospere en aquellos que ha sido enviada.